Cántame una canción

Asomó la cara entre las rocas y ella lo vio, le dedicó una cálida sonrisa y con una voz que sonaba como flautas en una fiesta de oboes, le dijo.

— Cántame una canción, para no estar tan triste

Él, azorado, salió torpemente desde su escondrijo y empuñando su guitarra, acertó sentarse sobre una gran roca redonda, tomó el instrumento con sus manos y procedió a afinarlo lentamente, corrigiendo el tono de cada cuerda con la precisa meticulosidad con la que un relojero, ajusta el muelle de los segundos en un reloj de pulsera.

Rasgueaba  una cuerda, comparaba el sonido con la siguiente en un traste determinado, ajustaba y regresaba nuevamente a las cuerdas que ya había afinado, hasta que estuvo seguro del sonido.

Tocó unos acordes de prueba y procedió a seguir ajustando la tensión de las cuerdas hasta que estuvo satisfecho del resultado.
Ella lo miraba embelesada, sin proferir palabra y esperaba pacientemente a que terminara su ceremonia de afinación.

Él hizo un complicado acorde con los dedos de su mano izquierda y con la derecha comenzó lentos arpegios, arrancando una dulce melodía que llenó el espacio de armonías y silencios bien sincronizados con los cuales comenzó a cantar.

“Viene la Luna desde la montaña
subiendo con el alma cansada,
subiendo con miedo en la mirada,
para ver la puesta del Sol,
su amado.
Su amado que la espera languideciendo
al otro extremo del horizonte,
que la espera sonriendo
entre el trinar de un Sinsonte.

Sinsonte que canta cuando
asoma la luna sobre la montaña
escuchando el trinar, se ilumina
ve a su amado, se anima
y en pos de él camina.
Pero el Sol la mira
con tristeza profunda,
un dolor que nace y fecunda
se marcha y suspira.”

Ella, hermosa, desnuda y recostada en su roca guardó silencio al terminar la canción, su mirada se perdió en una lejanía de recuerdos inmemoriales que afloraban en sus ojos, y se desparramaban en forma de cristalinas lágrimas que escapaban raudas, deslizándose por sus mejillas.

Luego de un silencio profundo, ella suspiró y sonriendo le dijo.

— Gracias, me has hecho muy feliz, ahora vete pronto, porque no sé si podré contenerme.

Él se puso de pie lentamente, inclinó la cabeza en una leve reverencia, se dio la vuelta y caminó despacio bajando con una tensión en los hombros que apenas era imperceptible, caminó por el bosque sin voltear atrás y justo cuando llegaba al camino, suspiró aliviado.

El sol se estaba poniendo en el horizonte y escuchó a lo lejos, una espeluznante y desquiciada carcajada que lo dejó frío de los pies a la cabeza.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.